Izan 10 22-10-07
Olga Perona, Cubelles, Barcelona

Desde mi pasión por la Educación y por el crecimiento y superación de las personas, un día tuve la oportunidad de preguntar a unos niños  de entre 11 y 14 años:

¿ Qué cosas les pediríais a vuestros maestros para ser más felices cuando estáis en el colegio?

La respuesta fue: que nos escuchen, poder proponer cosas y salir más al exterior, a la naturaleza.

Otro día conversando con un maestro me comentaba el caso de un alumno que os voy a relatar brevemente:

Este alumno en clase es un niño “movido” que no atiende y altera el aula. Es un niño que le cuesta estudiar y por lo tanto aprobar las asignaturas. Y los profesores como es “movido” en clase tienden a apartarlo frecuentemente.    En su casa es el que no estudia, mientras el resto de hijos/as mayores que él son muy buenos estudiantes.

Al acabar la explicación, le pregunté a ese maestro para que me aclarara:

¿Qué explicaban los padres en las reuniones?

El maestro me contestó que se preocupaban poco.

Con toda esa información le hice la siguiente reflexión:

El niño en casa es el pequeño y sus padres se preocupan poco, además lo comparan con sus hermanos porque ellos sí son buenos estudiantes.

Entonces llega a la escuela y como es “movido” lo apartan del resto de niños.

Y le pregunté: ¿te imaginas cómo se siente ese niño?

Al maestro se le abrieron los ojos como platos y también pude percibir como sus ojos se ponían vidriosos.

Estuvimos hablando un rato más y le propuse que reflexionara sobre cómo podía ayudar a ese niño, quitando las etiquetas que le habían puesto en casa y en el colegio; y viendo sólo al niño que necesitaba su ayuda.

A día de hoy ese niño está a punto de aprobar casi todo, parece que sus padres han empezado a tomar su parte de responsabilidad y el maestro ha empezado a cambiar su visión de qué es la educación.

Un profesor de universidad me dijo una vez: el 90% de las consultas que tengo en mi despacho no son sobre la materia que imparto sino sobre cuestiones personales.

Necesitamos abrir los ojos y los oídos para estar atentos y escuchar, las generaciones más jóvenes lo están pidiendo y los adultos tenemos la responsabilidad de cambiar patrones que hoy ya no funcionan para conseguir un objetivo:

Que esos niños sean personas felices.

Olga Perona

www.amth.org

www.reikibarcelona-amth.com

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s